Casado exige al Gobierno “eficacia” y que no construya pruebas contra las autonomías del PP

“Pedimos eficacia”, más material de protección y “remar juntos en las dos direcciones”. Con esas ideas se resume la intervención este viernes del líder del PP, Pablo Casado, tras mantener, en la sede de su partido, una reunión por videoconferencia con todos los presidentes autonómicos de su partido. Casado ha enumerado una serie de reivindicaciones sanitarias y económicas, que se concentran en proporcionar más medios, sobre todo para el personal sanitario, ante una situación que calificó de “desesperada”. El líder popular dejó caer que espera que las fuerzas de seguridad del Estado no estén reclamando información e investigación solo a las residencias de mayores gestionadas en la Comunidad de Madrid, donde se están produciendo más fallecimientos, para “preconstituir” pruebas cuando esa competencia está ya desde hace una semana bajo el mando del Gobierno, tras haber declarado el estado de alarma.

El presidente del PP, Pablo Casado, se está manejando estos días de nuevo con la crisis del coronavirus ante el dilema de ofrecer su perfil más sensato y de Estado o de altavoz del sector más duro y crítico del partido, especialmente en la Comunidad de Madrid que encabeza Isabel Díaz Ayuso. En la reunión telemática con sus barones regionales, Casado escuchó quejas y lamentos pero sobre todo porque los presidentes autonómicos populares constaron que no les llega material de protección para el personal sanitario de sus hospitales y centros. Todos fueron reivindicativos en ese sentido pero más como un desahogo de impotencia.

Otros, sin embargo, intervinieron para valorar la buena relación y colaboración con las autoridades de otras administraciones e ideologías y hasta se atrevieron a advertir de que en esta lucha todos los responsables deberían actuar unidos.

Casado recogió esos sentimientos y en su mensaje posterior, emitido en vídeo, mezcló exigencias médicas y económicas con pullas y críticas contra el Ejecutivo central como cuando cuestionó que incidan tanto estos días en valorar la importancia del sector público frente al privado. Para el líder del PP, ese no es en estos momentos un “debate ideológico oportuno”, porque ahora “todos somos Estado” y se debe combatir esta crisis “sin distinciones, todos juntos”.

El líder popular incidió en reclamar “eficacia y transparencia” y a continuación planteó que ante los escenarios dramáticos que se están registrando en muchas residencias de mayores no proceden “ruedas de prensa impropias del vicepresidente del Gobierno [Pablo Iglesias]”. No fue una alusión casual. En la videocharla con sus barones, fueron varios los que pusieron bajo sospecha que Iglesias pueda o deba coordinar esa labor. No se fían.

Casado se mostró así luego “extrañado” de que haya “equipos de las fuerzas de seguridad del Estado que están reclamando información, por mandato de la Fiscalía General del Estado, en residencias de comunidades autónomas donde gobierna el PP”. Y alertó sobre las actuales competencias tras la declaración del Estado de Alarma: “Espero que no se esté dando prioridad a preconstituir pruebas cuando llevamos una semana con un mandato único a nivel nacional del Gobierno de la nación”. El dirigente popular concluyó: “Rememos juntos, pero en las dos direcciones”.

En el capítulo de necesidades sanitarias, Casado ha dicho que hace falta más material, en concreto, “respiradores” para proteger mejor a los que denominó como “nuestros héroes”, es decir, los médicos y el personal de enfermería. También exigió que los MIR puedan ser contratados como médicos adjuntos y un criterio objetivo para el suministro o distribución del material sanitario requisado por el Ministerio de Sanidad.

Los presidentes autonómicos del PP, y no solo la madrileña Isabel Díaz Ayuso, constataron que el Ministerio de Sanidad les ha dado permiso para buscar, comprar y trasladar por su cuenta el material sanitario que necesiten pero si es fuera de España, porque dentro la coordinación y el mando es único del Gobierno central. Los barones esbozaron un debate con pequeñas diferencias, por ejemplo entre los responsables de Murcia y Madrid, sobre la necesidad de que el Ejecutivo central imponga ya más restricciones de movimientos y libertades o se midan mucho aún esos límites sobre derechos tan fundamentales.

Asimismo, el presidente del PP demandó test masivos para toda la población, como se ha hecho en países como Corea de Sur, y armonizar los criterios para evaluar entre todas las autonomías el número de infectados y de fallecidos y así facilitar el trabajo a los expertos. También ha dicho que entiende que los aviones militares podrían colaborar para ir a buscar a otras zonas del mundo material sanitario que aquí escasea y que podría comprarse y transportarse de esa manera.

En el capítulo económico, el líder del PP ha recordado este viernes que a las comunidades autónomas les vendría muy bien acceder a los 2.500 millones que, defienden, les adeuda el Gobierno central por liquidaciones no efectuadas de otros ejercicios y un plan de reactivación de la economía más potente que el ya anunciado por el Ejecutivo central, que pretende movilizar 200.000 millones de euros. Casado es partidario de más estímulos fiscales a las empresas.

Leave a Reply