El jurado declara culpables de asesinato a los dos agentes en el caso de la Guardia Urbana de Barcelona

Rosa Peral y Albert López, agentes de la Policía municipal de Barcelona, acusados en el llamado crimen de la Guardia Urbana, un triángulo amoroso con final trágico, han sido declarados esta mañana culpables por el tribunal del jurado popular de la Audiencia de Barcelona.

Los dos policías, que fueron pareja, han sido declarados culpables de asesinar al novio de ella, Pedro Rodríguez, en un caso escabroso de celos y engaños amorosos que ha sido muy mediático en la ciudad de Barcelona. De los nueves miembros del jurado, que empezó sus deliberaciones la semana pasada, ocho han considerado culpable de asesinato a Rosa Peral y solo uno en contra, y en el caso de Albert López, siete se han mostrado a favor de declararle culpable y dos, en contra. Buena parte de las preguntas a las que ha se han sometido esta mañana los miembros del jurado, la mayoría de los hechos se han dado por probados por unanimidad o por siete votos contra dos. Todos los integrantes del jurado se han mostrado en contra de la suspensión de la ejecución de la pena y en contra de una eventual propuesta de indulto

Tras el veredicto del jurado, el juez deberá dictar la sentencia que corresponda. Los dos acusados se enfrentan a peticiones de condena de hasta 25 años por asesinato con alevosía. El pasado 31 de enero, empezó el juicio contra dos agentes de la policía municipal de Barcelona, acusados de haber asesinado al novio de Rosa, también agente del cuerpo policial barcelonés. La acusada estuvo casada con otro hombre, mosso d’esquadra con el que tuvo dos hijas. No solo están acusados de asesinar al agente, sino además de quemar el coche con el cadáver dentro para tratar de hacerlo desaparecer. Buscaban ocultar todas las pruebas.

Los hechos

Los hechos se remontan al 2 de mayo de 2017 en la localidad de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), en el piso donde convivían la víctima y Rosa Peral. Ésta y Albert López, «de común acuerdo y en ejecución de un plan preconcebido», decidieron asesinar a Pedro Rodríguez, según la Fiscalía. Tras acabar con la vida de la víctima, metieron el cuerpo en el maletero de un coche y se dirigieron al pantano de Foix, donde quemaron el vehículo y lo abandonaron. Las pruebas forenses apuntaron a que Pedro pudo morir estrangulado. El cadáver fue hallado calcinado. Solo pudo identificarse gracias a cinco tornillos metálicos. Los que tenía la víctima en la espalda fruto de una operación en el pasado.

La Fiscalía pide 24 y 25 años para López y Peral, respectivamente por un delito de asesinato con alevosía. Los dos acusados cometieron el crimen porque por «diversas razones la víctima obstaculizaba su relación y situación« sentimental, según la Fiscalía, ya que habían sido amantes y supuestamente habían reanudado su relación. Durante el juicio, el fiscal preguntó directamente a Rosa: »¿Este crimen no es una diabólica y perversa prueba de amor?». «Por supuesto que no, si yo solo tengo amenazas y control. Eso no es tener ninguna prueba de amor», respondió. Rosa siempre negó su relación con el otro acusado. Ambos han mantenido versiones contradictorias, se han acusado mutuamente del crimen y se situaron a sí mismos solo como encubridores.

La familia de la víctima, en cambio, pide 25 años de cárcel para ambos. Como motivo añadido del asesinato, apuntó a que los acusados temían que la víctima pudiera «airear y dar publicidad» a datos que les implicaban en la muerte de un mantero en 2014. Peral estuvo implicada además en un caso llamado como el de la pornovenganza. En él, un subinspector de la Guardia Urbana de Barcelona colgó fotos de contenido sexual de la acusada.

Se da la circunstancia de que en la última jornada del juicio, la semana pasada, Rosa Peral tuvo que seguirla por videoconferencia tras haber dado síntomas de padecer el coronavirus. Esta circunstancia ha obligado a la cárcel de Wad-Rass, en Barcelona, donde está encarcelada, ha poner a todas las internas en cuarentena. La acusada ha seguido el veredicto del jurado por videoconferencia.

Leave a Reply