Sacudida de los escenarios sin precedente

El sector de las artes escénicas ha reclamado un plan de choque para afrontar la parálisis y la falta de actividad generada tras las restricciones impuestas ante la crisis sanitaria. El apagón artístico entraña un daño económico profundo. El precio tardará en pagarse; no será cuestión de un par de meses. Para que el futuro se parezca al pasado el esfuerzo de compañías y teatros del sector será titánico. Y la Administración deberá estar a su lado no sólo de intención, sino con una serie de medidas económicas.

La Conselleria de Cultura aún no ha presentado su plan de emergencia para el sector. Las artes escénicas exigen más celeridad y efectividad que cuando el equipo de Vicente Marzà elaboró el Plan Estratégico Fes Cultura. Los profesionales están hartos de hojas de ruta porque lo que necesitan son respuestas. No quieren las soluciones hoy, sino ayer. Cada día pasado es una jornada perdida para salir de la difícil situación.

La parálisis entraña, además de perjuicio económico, una sacudida a las programaciones sin precedentes. Más de una veintena de espectáculos están en vilo. El reajuste de la programación afecta a todas las salas, tanto públicas como privadas.

La Compañía Nacional de Danza (CND) ha anunciado que aplaza su gira en Valencia prevista para los días 26, 27, 28 y 29 de marzo a consecuencia de la declaración de estado de alarma por la pandemia de coronavirus. Las representaciones estaban previstas en el Palau de les Arts, un recinto que suspendió el último pase de la ópera ‘Il viaggio a Reims’, de Rossini. La Compañía Nacional de Danza aún no tiene nuevas fechas para ‘Carmen’, que contaba con el coreógrafo sueco Johan Inger y el vestuario de David Delfín.

El coliseo suspendió la semana pasada todas las actividade programadas «hasta nueva orden» y se ha quedado vacío. «Sólo podrán acceder al edificio el personal de dirección, jefes de departamento y personal designado», según una directriz de la dirección. Les Arts impone el teletrabajo «dada la situación de emergencia».

La próxima ópera en Les Arts es ‘Ariodante’, de Händel, cuyo estreno está previsto el 30 de abril. La producción está en la cuerda floja si se alarga el cierre por el avance del coronavirus. No obstante, la venta de entradas para la ópera está activa en la página web del Palau.

La Rambleta, de titularidad pública y gestión privada, fue el primer auditorio en suspender la programación. El cierre afecta a al musical ‘Cruz de navajas’ y de forma colateral ‘West side story’, espectáculo previsto del 30 de abril al 17 de mayo.

El Teatre El Musical ha bajado la persiana hasta el 23 de abril, que retomará la programación con el concierto de Silvana Estrada. Cinco espectáculos se han caído temporalmente de la cartelera: ‘Fairfly’, ‘Los días ajenos’, ‘Amor’, ‘Un cuerpo infinito’ y ‘Las bárbaras’. Según la web del auditorio municipal se mantienen en fecha ‘Ricardo III’, bajo dirección de Miguel del Arco, previsto para junio.

La Mutant programa entre final de este mes y el próximo tres espectáculos escénicos. La representación de ‘La vaca que riu’, ‘Un mundo aparte del mundo’ y ‘Lázaro’.

El Principal de Valencia, sede principal del festival Dansa València (que iba a celebrarse a partir del 28 de marzo pero está cancelado) pone en cuarentena el ciclo de Artes Vives y en vilo está ‘Juana’, una producción del Teatro Español de Madrid con textos de Juan Carlos Rubio, Marina Seresesky y Clarice Lispector e interpretada por Aitana Sánchez-Gijón, entre otros.

Las salas privadas también han de hacer un notable ajuste de programación. Marzo y abril son dos meses importantes para el sector y la parálisis obliga a reordenar los títulos previstos en el Olympia (‘Dirty dancing’, ‘El coronel no tiene quien le escriba’, ‘Invención’, la magia de Jorge Blass….), Talía ( ‘Anestesiadas’, ‘El Método Grönholm’), Russafa ( ‘La pícara de Sevilla’, ‘Threesome’), Inestable (‘La ciudad de escarcha’), Ultramar, Carme Teatre y sala Off, entre otros espacios.

Leave a Reply