La Bolsa se dispara un 8% confiada en la ayuda de los planes de estímulos

Cuando el mercado bursátil se mueve en el terreno de la volatilidad, cualquier registro es posible ante la incredulidad del pequeño inversor. Los accionistas minoritarios, que habían visto cómo sus carteras se derrumbaban en las últimas semanas, comprobaron ayer cómo las Bolsas resurgían inesperadamente de su sangría para ofrecer revalorizaciones casi nunca vistas en la historia. El Ibex-35 se ha recuperado un 7,8%. Ha conseguido su mejor sesión diaria de la última década; el mayor repunte en esta crisis sanitaria;o el sexto mejor dato de toda su historia.

Los expertos insisten en desconfiar de este tipo de bandazos, porque los efectos económicos que tendrá el coronavirus es total. Pero al menos ayer la Bolsa consiguió recuperar buena parte del terreno perdido gracias a las operaciones que los brokers más especulativos -los que mueven el mercado minuto a minuto- protagonizaron hasta situar al selectivo en los 6.717 puntos.

La explicación para argumentar este inesperado comportamiento se encuentra en la confianza que los grandes inversores mundiales han vuelto a depositar en las medidas de apoyo que, en esta ocasión, se esperan de la Administración Trump, en Estados Unidos. En ese país, demócratas y republicanos pacten el plan de estímulos económicos, un paquete de dos billones de dólares que ha pasado una dolorosa negociación bipartidista. El secretario del Tesoro confiaba en votar un proyecto de ley consensuado. Este paquete de ayuda incluye un programa de rescate por valor de 32.000 millones de dólares destinado al sector de la aviación, gravemente afectado por el desplome de la demanda turística.

La noticia impulsó las cotizaciones en Wall Street desde el momento de su apertura, cuando la Bolsa de Nueva York inició la sesión con alzas que llegaron a rozar en algunos momentos hasta el 10% de revalorización. Incluso se dispararon los títulos de algunos fabricantes aeronáuticos, como Boeing (más de un 15%) y a aerolíneas como American Airlines a anotarse más de un 37%, a la espera de ese plan de choque de EEUU.

La sesión pintaba bien en Europa desde que comenzaron a moverse las cotizaciones, después de saber que China abrirá la mano a las restricciones de movimientos y actividad impuestas en la ciudad de Wuhan (el epicentro de la transmisión del coronavirus) a partir del 8 de abril. La medida es otro síntoma de confianza futuro para los países donde el confinamiento es total, como España, Italia y otros muchos Estados europeos que van sumándose a esta lista con la que se va paralizando poco a poco la actividad económica.

El impulso bursátil fue generalizado entre todas las plazas europeas, animadas por los movimientos alcistas de Wall Street. El DAX alemán se ha apuntado un 11%, el CAC francés ha subido un 8,3%, el Eurostoxx-50 lo ha hecho un 9,2%, el FTSE londinense ha avanzado un 9% y el MIB italiano, más de un 8%.

Valores que se recuperan

En esa volatilidad positiva fueron los valores más perjudicados durante las últimas semanas por los efectos del COVID-19 los que consiguieron revalorizaciones inusualmente elevadas en un solo día. La cadena de hoteles Meliá ha avanzado casi un 26%, mientras que ArcelorMittal se ha disparado casi un 19% y Repsol –muy castigado por el desplome del petróleo– se revalorizó un 15,6%. Además, han subido con fuerza otros valores como Sabadell (13,2%), Inditex (12,2%), Santander (12%), BBVA (11%) y Telefónica (casi un 7%).

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española no ha conseguido relajarse lo suficiente a pesar de las medidas de estímulo lanzadas por el Banco Central Europeo (BCE)tanto la semana pasada como durante este mismo fin de semana. El diferencial de la deuda española con respecto a la alemana se mantiene fija en los 120 puntos básicos.

A medida que los mercados bursátiles consiguieron remontar durante toda la jornada también lo hicieron materias primas como el petróleo. El barril de Brent repuntaba ayer más de un 1% y situaba su valor por encima de los 27 dólares. En cualquier caso, el petróleo acumula una caída cercana al 60% en lo que va de año con unos niveles que no veía desde 2003 en plena Guerra del Golfo.

La Bolsa se dispara un 8% confiada en la ayuda de los planes de estímulo

Leave a Reply