Un choque con tres fallecidos rompe una caída histórica de accidentes mortales en carretera

Las restricciones por el estado de alarma ante el coronavirus han provocado una caída del tráfico rodado en las carreteras españolas del 70% y del 88% en los accesos a las principales ciudades en el caso de este último domingo. Este drástico recorte ha propiciado, a su vez, un histórico descenso en el número de accidentes mortales, al que, sin embargo, hay que sumar el ocurrido a primera hora de la mañana de este lunes en Alicante, donde un aparatoso choque en el que se vieron involucrados dos camiones y un turismo acabó con la vida de tres hombres, los conductores de cada uno de los vehículos. El siniestro se produjo en la A-7, en el término municipal de Crevillent, poco antes de las seis de la mañana. Los dos camiones se incendiaron como consecuencia de la colisión y los servicios médicos desplazados hasta el lugar únicamente pudieron confirmar el fallecimiento de los dos conductores por quemaduras y de un tercero, ocupante del coche, por el violento impacto del choque.

Con las tres víctimas de este lunes, el número de fallecidos en las vías interurbanas en lo que llevamos de marzo se sitúa en 210, la misma cifra que el año pasado. Y, sin embargo, cabe destacar la espectacular caída de accidentes mortales que se ha producido desde la entrada en vigor del estado de alarma, el pasado 15 de marzo, cuando se limitó radicalmente la circulación por carretera para contener la expansión del coronavirus.

MENOS TRÁFICO:

88%
El tráfico en los accesos a las principales ciudades descendió este domingo un 88% respecto a la misma fecha del año pasado. Según la DGT, se realizaron 128.116 viajes de largo recorrido frente al 1.025.035 que se produjeron en el día equivalente de 2019.

Desde entonces se han registrado tres jornadas, las del 17, 18 y 21 de marzo, en las que nadie se dejó la vida en el asfalto. En el resto de los días también se han producido cifras muy bajas, inferiores a la media de tres víctimas mortales diarias (1.096 el año pasado). Así el lunes día 16 se registró un solo fallecido, ninguno el martes y el miércoles, dos el jueves, uno el viernes, ninguno el sábado, dos el domingo y los tres de este lunes lunes: nueve en total, el 60% menos que la media semanal de marzo de 2019 (22).

El descenso, lógicamente, es la consecuencia directa de la menor movilidad viaria. «Hay mucha menos exposición al riesgo en estas circunstancias», señalaron este lunes fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT), en referencia a las fuertes restricciones para limitar los desplazamientos en carretera a lo indispensable: distribución de medicamentos y alimentos, transporte de combustible, Correos, coches fúnebres y los de auxilio en carretera, entre otros.

Entradas a las capitales

Este pasado domingo, los accesos a las grandes urbes se han recortado el 88% con relación a la misma fecha del año pasado. Málaga lideró esta bajada con un descenso del 92% en la entrada a la ciudad, seguida de otras capitales como Madrid (90%), Valencia (88%) o Valladolid (79%). En Cataluña el descenso en la circulación de largo y corto recorrido se ha visto reflejado en un insólito nivel de siniestralidad. Allí llevan dos semanas sin un solo accidente mortal. «Tantos días seguidos sin accidentes mortales no los recuerda nadie en el Servicio Catalán de Tráfico», aseguró este lunes a Efe su director, Juli Gendrau.

Leave a Reply