La NBA siempre asumió que no habría Juegos Olímpicos

Si hay un colectivo al que el aplazamiento oficial de los Juegos de Tokio 2020 no ha cambiado su rutina es el de las estrellas de la NBA, que al tener suspendida la temporada regular de forma indefinida desde el pasado 11 de marzo ya habían asumido que no contaban con ninguna posibilidad de estar este año en la Olimpiada.

Ese ha sido el motivo por el que la NBA no ha hizo ningún comunicado oficial cuando Japón y el Comité Olímpico Internacional decidieron aplazar los Juegos hasta el verano de 2021. La única preocupación del comisionado de la NBA, Adam Silver, y de los dueños de las 30 franquicias y del sindicato de jugadores es seguir al detalle la evolución de la pandemia del coronavirus en Estados Unidos y protegerse contra ella.

La NBA fue la primera liga que pospuso ‘sine die’ la competición a raíz del positivo del pívot francés Rudy Gobert, de los Jazz de Utah, y su ejemplo fue seguido por el resto del deporte profesional y universitario en Estados Unidos.

Por ahora, nadie sabe dentro de la NBA cuando se podrá retomar la temporada regular, ni siquiera si al final se van a poder salvar los 259 partidos que aun faltan por disputarse y cómo afrontar los ‘play offs’. También se replantean los partidos que estaban previsto disputarse fuera de Estados Unidos en el marco de la política de globalización del baloncesto de la NBA y en buscade nuevos mercados.

Otro problema por resolver es el dilema de seguir pagando los salarios a los jugadores profesionales, la reducción del tope salarial y los efectos negativos en el impuesto de lujo. El drama social y laboral es sobre todo para los miles de empleados temporales que sus ingresos dependen de la competición de la NBA y que se han quedado sin su principal, si no única, fuente de ingresos.

Leave a Reply