Torra sitúa el pico de contagios a finales de abril y el confinamiento hasta junio

«Viviremos días con lágrimas en los ojos». El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha participado hoy en una reunión informativa en la Cámara catalana con los presidentes de los grupos parlamentarios. Torra ha hablado de cifras «muy preocupantes» en relación a la incidencia del coronavirus en Cataluña. El presidente de la Generalitat ha insistido en reclamar al Gobierno central que le autorice el confinamiento total de la población catalana. «Hay que actuar urgentemente. Ahora no tenemos las competencias para tomar determinadas decisiones, pero os pido un ejercicio de responsabilidad y compromiso. Hace falta un confinamiento total, no hay otro remedio», ha señalado.

Torra ha citado algunas de las proyecciones con las que trabaja el Departamento de Salud de la Generalitat que sitúan el pico de contagios a finales de abril. Si se cumple este escenario, Torra ha situado el final del confinamiento en el mes de junio. «La ciudadanía se ha de preparar para vivir una situación que se nos hace difícil de concebir, que nos obliga a tomar decisiones contundentes. Ni las peores perspectivas pueden paralizarnos», ha asegurado. Según las cifras de ayer, en Cataluña han muerto 516 personas por coronavirus y en las últimas 24 horas la cifra ha aumentado en 177 defunciones.

«El confinamiento, cuanto más drástico, mejor», ha dicho. «Hay que paralizar la actividad», ha señalado. «Hay que elegir entre vida y economía», ha instado al Gobierno central. Torra cree que hay que evitar de todas todas la saturación del sistema sanitario. A su juicio, la centralización de la compra de material no está funcionando. «Es urgente solucionarlo», ha emplazado.

Torra ha apuntado que la prioridad es «parar el golpe». Y ha propuesto cinco medidas urgentes: confinamiento total de la población, protección de la ciudadanía con una renta universal, apoyo a pimes y autónomos con créditos, suspensión de impuestos, alquileres y coste de suministros y refuerzos máximos del sistema sanitario.

El dirigente nacionalista ha intervenido desde la Casa de las Canonges, donde permanece en cuarentena aquejado por el virus. JxCat pretendió que fuera una comparecencia en pleno, pero la mesa se negó desde el argumento de que el reglamento de la Cámara impide los plenos telemáticos. En el fondo, la intención que ha tenido siempre JxCat de aprovechar este asunto para intentar una investidura telemática de Carles Puigdemont. Ya no podría ser, porque ya no es diputado autonómico.

Leave a Reply