Fallecen diez ancianos de una residencia de mayores de Granada por el coronavirus

Diez ancianos de la residencia de mayores Cáxar de la Vega, en la localidad granadina de Cájar, han fallecido tras dar positivo en coronavirus. Desde hacía días, en el centro de mayores se habían registrado distintos casos de contagio por coronavirus. Pero la situación empeoró esta semana, cuando se empezaron a registrarlas primeras muertes. De ese modo, en estos cuatro días ya han perdido la vida diez mayores con COVID-19.

Además, varios residentes más del centro también se han infectado con el coronavirus SAR-CoV-2, con lo que se teme que la cifra de contagiados e, incluso, de fallecidos, pueda aumentar en las próximas horas. Tal y como ha podido saber este periódico, también se han visto afectados varios miembros del personal de la residencia, que se encuentran en casa aislados tras contagiarse con el virus.

En Granada, ya se han registrado distintos focos de contagio en residencias de ancianos. Una de las primeras que registró positivos en coronavirus fue la del Balcón de la Zubia, donde ya han fallecido cuatro ancianos tras dar positivo en coronavirus y varios mayores más murieron antes de que les hicieran las pruebas. Además, hay cerca de una veintena de residentes aislados tras presentar síntomas. Ante esta situación, la Unidad Militar de Emergencias (UME) acudió al lugar para realizar tareas de desinfección. Lo mismo hizo con las residencias Nuestra Señora de la Misericordia de Loja, Ballesol de Granada y otras de residencias de Montefrío, Pinos Puente y Armilla, donde había riesgo de contagios.

Directo | Así avanza la lucha contra el coronavirus

Además, ayer se confirmaron cuatro casos positivos en una residencia para personas con discapacidad intelectual de Guadix y el contagio de cuatro personas mayores de 70 años de la residencia de la Asociación a favor de las personas con discapacidad intelectual ‘Asprogrades’, en Granada capital. Además, siete trabajadores de este centro están de baja al presentar fiebre

Desde que empezó la pandemia, las residencias de mayores se han convertido en la principal preocupación de los ciudadanos y las autoridades debido a que albergan a la población más vulnerable ante el coronavirus, los ancianos. Debido a la edad y a las patologías que suelen padecer, estas personas suelen tener un pronóstico más grave tras el contagio, por lo que el personal de estos centros ha duplicado sus esfuerzos para intentar mantener a salvo a este colectivo. De ese modo, y tal y como los propios directores de distintas residencias de la provincia comentan, las actividades comunes y las visitas se han cancelado y los trabajadores están reforzando sus turnos para atender a los usuarios y para desinfectar de forma continua los centros.

Pero aseguran que se sienten «desbordados» y, por ello, piden a las administraciones que les envíen personal y material protector, como mascarillas y guantes. «Esto se puede convertir en un polvorín y no hacen nada por ayudarnos. Las mascarillas y guantes que tenemos, las hemos comprado nosotros o nos las han donado. Por ahora tenemos material y personal suficiente en mi centro, pero es necesario que las administraciones no les den la espalda a las residencias de ancianos. Estamos desbordados», explicó José Pareja, director de la residencia de ancianos Señora del Perpetuo Socorro de Santa Fe, que asegura que aún no ha tenido positivo en COVID-19 en su centro.

Leave a Reply