La actividad en los polígonos industriales cae un 50% y peligra la continuidad de muchas empresas

La crisis sanitaria está afectando de manera desigual a la industria de la comarca de l’Horta, dependiendo de la actividad a la que se dediquen. Según las estimaciones de las diferentes asociaciones empresariales, los polígonos están actualmente a la mitad de su rendimiento, aunque el aumento del confinamiento a 11 días más pone en peligro la continuidad de muchas de las empresas, bien por falta de materia prima o por cuestiones económicas.

En Paterna, la situación se vive de manera desigual. La actividad en Fuente del Jarro está en torno al 70%, como señalan desde Asivalco, aunque «no son datos oficiales, son estimaciones en función del número de vehículos que se ven en las calles».

«En general se mantiene la actividad, son pocas las empresas que han mandado a casa a todos sus trabajadores, aunque es cierto que los departamentos comercial y administrativo, en la medida de lo posible, sí que están optando por el teletrabajo», comentan.

Por su parte, Parque Tecnológico es un área empresarial centrada en servicios y tecnológicas por lo que «desde el primer día se ha notado un descenso muy grande en cuanto al número de trabajadores y demás afluencia de vehículos y está por debajo del 50%, con una gran implantación del teletrabajo».

En Táctica es donde se registra una mayor actividad, con cerca de un 80% porque es un polígono mucho más pequeño, con unas 40 empresas, muchas de ellas de venta al público de azulejos, muebles y cerrajería que, aunque ya no realizan esta actividad mantienen la producción.

En Torrent, el presidente de la asociación de empresarios de Mas del Jutge, Francisco Jiménez, señala que la zona está a la mitad de su rendimiento. Mientras que las empresas de alimentación continúan su producción sin descanso, otros muchos negocios han cerrado, aquellos que se han visto afectados por el RealDdecreto y los que han optado por declarar el ERTE.

«Cerca de un 50% están cerradas o han presentado ERTE, mientras que entre el 60 y 70% se han visto afectadas por la crisis sanitaria», comenta, y añade que «las empresas que están abiertas han reducido el horario y solo están medio día».

En cambio, hay otras mercantiles que han tenido que adaptarse a la situación, como es el caso de Medi, dedicada al textil de Equipos de Protección Individual (EPI) que, obligada por la situación, ha integrado en su producción un taller de fabricación de mascarillas con una producción de 2.000 al día para satisfacer la demanda, o la empresa de Jiménez, Jimfra, que trabaja en la habilitación de las instalaciones de la nueva Fe.

Respecto a los polígonos de Beniparrell, Catarroja, Silla y Alcàsser, que engloban a más de 300 empresas, la situación es similar. El 90% de las mercantiles tienen menos de 50 trabajadores y de estas, el 75% son micropymes y empresas de carácter familiar.

Según los datos de las asociaciones empresariales, aquellas que no están obligadas a cerrar por el Real Decreto, han sufrido un descenso en las ventas de entre un 50 y un 70% pero «están trabajando para poder hacer frente a los gastos fijos como el alquiler. Prefieren producir a menos de la mitad antes que cerrar», explica la gerente de estas entidades, Carmen Osorio.

De igual manera, muchas de las empresas de los polígonos de se plantean presentar un ERTE. «Un 20% ya lo ha hecho, está pactando turnos de trabajo o dar vacaciones a los empleados porque se encuentran en una situación económica delicada», explica Osorio, «todo ello a expensas de que pueda ampliarse todavía más el estado de alarma».

Leave a Reply