Los sindicatos celebran la prohibición del despido, pero los empresarios creen que traerá más paro

Nunca llueve a gusto de todos, y menos si se habla de economía y empleo. La medida de prohibir los despidos mientras dure la crisis del coronavirus, aprobada este viernes en Consejo de Ministros, trajo diferentes reacciones. Mientras que los sindicatos celeraron que el Gobierno haya dado este paso adelante, los empresarios y la oposición mostraron su indignación por una medida que «solo empeorará» la situación.

En declaraciones a los medios, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, dejó claro que «los empresarios de este país tienen que saber que cuando hay una emergencia como la actual, el procedimiento es no despedir». A su juicio, el Consejo de Ministros ha tenido en cuenta sus consideraciones y en España, en este periodo de emergencia «en el que tanta gente está sufriendo tanto, no se puede despedir como consecuencia de la crisis provocada por el coronavirus», aseguró.

El Gobierno prohíbe despedir mientras dure la crisis del coronavirus

Y en un comunicado conjunto con Comisiones Obreras, quien también celebró la medida, reiteraron que «nadie puede aprovecharse de esta situación para despedir».

En el lado contrario del tablero se sitúan los empresarios. En un comunicado firmado por CEOE y Cepyme aseguran que la medida va a «impedir poner las bases de la necesaria recuperación» y llevarán a un «mayor nivel de desempleo». En su opinión, perjudicará al equilibrio económico, reducirá la confianza de los inversores y aumentará el déficit. Eso sí, los empresarios confirman su voluntad de «sostener la economía y el empleo». Además, sienten que el Gobierno trata de arrojar «sospechas y desconfianza» sobre el empresariado y reclaman «esfuerzos conjuntos y unidad de acción».

El secretario de Economía del PP, Daniel Lacalle, se mostró en esta misma línea. En su cuenta de Twitter explicó que «la prohibición de despedir mientras se mantienen impuestos y escollos es la típica medida intervencionista que finge proteger y solo empeora». Lacalle detalló que una medida así lleva a «empresas asfixiadas» a tener que cesar el negocio «y echar a todos, en vez de alguno». Además, considera que las compañías no podrán contratar a más personal después.

«En España estaba prácticamente prohibido despedir a mediados de los 70 y el paro se duplicó. Este Gobierno, en vez de proteger el tejido productivo para crear más empleo cuando pase la pandemia, va a llevar a centenares de miles de empresas a la quiebra», aseguró el economista.

Leave a Reply