Oltra, sin protagonismo justo cuando el virus más golpea a las residencias de mayores

Las residencias de mayores se han convertido en uno de los principales focos de contagio del coronavirus. El cóctel que componen personas de edad avanzada y con problemas de salud en la mayoría de los casos, junto a un entorno proclive al avance de la enfermedad viene derivando en un número cada vez más preocupante de muertes.

Un trabajador del centro de Alcoy introdujo el virus que ha matado a 26 ancianos

La complicada situación por la que atraviesan algunas de estas residencias ha contribuido a que, en las últimas fechas, se haya hecho evidente la invisibilidad de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, en todo lo relacionado con la gestión del coronavirus, a pesar de ser, precisamente, la directa responsable de la gestión de las residencias de mayores. La líder de Compromís no sólo no forma parte del gabinete de crisis del Palau que lleva el día a día de la lucha contra la enfermedad, sino que tampoco se le ha visto en los medios con la regularidad que lo venía haciendo hasta la fecha. Una pérdida de protagonismo para quien, por otra parte, tiene entre las múltiples competencias de su conselleria las vinculadas a proteger a este segmento tan vulnerable de la población.

No es que Oltra haya desaparecido. De hecho, hoy comparecerá ante los medios de comunicación, si no hay novedad, como cada viernes al término del pleno del Consell. Ayer, sin ir más lejos, su departamento informó de la decisión de prorrogar un año la vigencia de los títulos y carnets de familias numerosas y familias monoparentales expedidos en la Comunitat Valenciana ante la emergencia sanitaria provocada por la pandemia COVID-19.

Prorrogados hasta marzo de 2021 los carnés de familia numerosa y monoparental

Pero ni la comparecencia de hoy ni esa nota de prensa de ayer hacen menos evidente la ausencia de la consellera responsable de las residencias de mayores. Un hecho que algunos cargos cercanos a Presidencia vinculan a la negativa de la líder de Compromís a «socarrarse» con la gestión de una crisis en la que el número de muertos y contagiados no deja de crecer. «No tiene nada que ganar», proclama un cargo socialista con evidente intención. Acostumbrados a que Oltra rivalice en visibilidad con Ximo Puig, e incluso le aventaje en el impacto en medios nacionales de muchas de sus opiniones, en el Palau no pasa desapercibido ahora el silencio de la consellera, justo cuando las residencias de su competencia están bajo el foco.

A Oltra apenas se le ha escuchado desde la decisión de cancelar las fallas, más allá de aquel reproche lanzado a la Comunidad de Madrid . Una imagen suya repartiendo gel desde los centros territoriales, ya en pleno confinamiento, también fue objeto de críticas precisamente porque se emplazó a residencias y centros de día a acudir a recogerlo. Unos días después anunció un decreto para poner a disposición de la Generalitat los recursos sociales o sociosanitarios de otras administraciones y entidades privadas por el coronavirus. Después, el impacto de la crisis fue a más, y Oltra desapareció de la escena

El equipo de la vicepresidenta no niega la mayor. Su protagonismo mediático en estos momentos es mínimo. Eso sí, también remarca que su departamento viene realizando un ingente trabajo, más interno, para que todas las decisiones legales para combatir el virus se activen de la forma más rápida posible.

Desde el entorno de Oltra se niega toda intención en esa falta de protagonismo de la vicepresidenta ahora que las residencias de mayores atraviesan una situación crítica. De hecho, se alega el decreto que dejó en manos de las autoridades sanitarias todas las competencias para combatir el virus en las residencias de mayores. «Es una crisis sanitaria», se subraya. Otra cosa, se desliza a modo de defensa, es que el gabinete de crisis del Palau para combatir esta crisis esté formado sólo por cargos socialistas. «Aunque con la carga de trabajo que lleva la conselleria tampoco tendríamos tiempo», se añade.

Fuentes de ese departamento asumen también como llamativo que sea justo cuando la crisis del COVID-19 alcanza sus mayores cotas de intensidad, con el incesante aumento de muertes y contagios, el momento en el que, según creen, algunos cargos del Palau tratan de dirigir el foco hacia la vicepresidenta.

Leave a Reply