Olga Viza: «Hacer siempre lo mismo me aburriría»

A Olga Viza (Barcelona, 1958) se le resisten pocos retos profesionales. La periodista cuenta con un extenso currículo en televisión y ha vivido en primera persona los acontecimientos políticos y sociales más importantes de nuestro país en las últimas décadas. Entretanto, puso voz en TVE, junto a Matías Prats, a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y se encargó de moderar la ‘vuelta’ del debate electoral (2008) entre los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, seguido por casi 12 millones de espectadores.

Desde el verano de 2019, acompaña a Màxim Huerta cada mañana en su ‘ático’ de la cadena pública, donde ha desarrollado su faceta como tertuliana junto a otros colaboradores como Celia Villalobos, María Gómez o Juanma López Iturriaga. En ‘A partir de hoy’ (lunes a viernes, 12.30 horas, La 1) se habla de todo, excepto de sucesos escabrosos y corazón. «Me llamaban para tertulias y siempre decía que no porque yo estoy más acostumbrada a repartir juego en los debates. Me resistía, pero a Màxim me costaba decirle que no», explica la periodista.

Olga reivindica el tono de su programa –«una charla entre amigos»– en una etapa televisiva en la que las cadenas han potenciado las tertulias políticas, con fuertes cargas ideológicas y continuos enfrentamientos en plató. «Lamentablemente, el periodismo de trinchera está instalado desde hace mucho tiempo en los medios. La crisis potenció el aroma de confrontación en los debates. ¿Veríamos ahora un programa pausado como ‘La clave’? No lo aguantaríamos, porque estamos acostumbrados al conflicto, y eso tiene un gran poder de atracción», reflexiona.

La periodista lamenta que el oficio se haya invadido «más de opinión que de información», aunque entiende que las televisiones privadas hayan «jugado sus cartas» en épocas de crisis, porque «la información es cara». «Pero no todas las tertulias son horribles», defiende, porque también «es sano debatir» y «te ayuda a formar ideas». Sin embargo, critica a los ‘todólogos’ que «más que opinar, hacen sentencias». «Hay una cantidad de cosas en las que no tengo una opinión fijada. Intento dar información y hacer preguntas. Soy incapaz de hablar de todas las cosas porque no las sé. Dudo constantemente», se sincera.

Responsabilidad de la tele

Olga, como tantos ciudadanos, está viajando frecuentemente entre Madrid y Barcelona por trabajo. Dice que en estas dos ciudades el ‘procés’ catalán se ve de manera diferente. «En temas tan delicados como éste, los detalles son muy importantes. La comunicación debe ser certera y la interpretación, honesta. No puedes opinar solamente desde el instinto», afirma.

En la ciudad condal comenzó a trabajar para TVE cuando estudiaba la carrera de periodismo. Mercedes Milá se marchó a Madrid y dejó un hueco que ocupó la propia Olga Viza. Comenzó a despuntar en el periodismo deportivo y fundó ‘Estadio 2’, una revista semanal que se fue ampliando como un gran contenedor de eventos polideportivos. «Era la única televisión nacional y teníamos los derechos de todos los deportes: fútbol, baloncesto, tenis, rugby… Ciencia ficción», recuerda.

Tras los JJ OO de Barcelona 92, la periodista comenzó una nueva etapa en Antena 3, donde se convirtió en una de las presentadoras de informativos más populares del canal. Supo de su fichaje, sostiene, por la prensa. «Estaba de vacaciones y me enteré entonces de que me iba Antena 3», rememora.

«En el contestador automático de mi casa me encontré mensajes de Ramón Colom (exdirector de TVE) y Manuel Campo Vidal (su homólogo en aquella época en la cadena privada). Escuché lo que me decían y pedí tres días, que fueron tres semanas, para decidirme. Al final, vi claro que era un tren al que me tenía que subir», revela. En 2003, tras una reestructuración en Antena 3, se quedó fuera y sin proyectos. «Fue doloroso, pero la despedida que me hicieron mis compañeros no la olvidaré en mi vida», confiesa.

Olga le pide a la televisión «responsabilidad» y que la gente estuviera orgullosa de sus medios de comunicación. «Amo la tele», revela echando la vista atrás y reconociendo que ha hecho más de lo que creía. ¿Qué te gustaría hacer? «Ni idea», insiste. «Me ilusiona hacer una cosa grande u otra ínfima. Solo aspiro a hacer lo que tenga que hacer bien. Si puede ser con un plus de calidad, mejor. Es lo único a lo que aspiro», apunta. «Hacer siempre lo mismo me aburriría».

Leave a Reply