Cáritas Diocesana de Valencia invierte más de 1,3 millones durante la crisis del Covid y atiende a 11.528 familias

Cáritas Diocesana de Valencia ha presentado hoy la memoria de 2019 y las actuaciones llevadas a cabo durante la crisis del Covid. El pasado año invirtió junto a Cáritas Parroquiales 4,7 millones para ayudar a las personas en situación de vulnerabilidad y atendió a 19.555 familias. Esa fragilidad de la sociedad ha quedado patente durante el estado de alarma. Desde mediados de marzo hasta que acabó mayo, la institución han destinado más de 1,3 millones de euros y han atendido a 11.528 familias.

Estos son algunos de los datos que se han desvelado en la presentación del balance, en la que han participado el director de Cáritas Valencia, Ignacio Grande; la secretaria general, Fani Raga; y el obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros. En esa comparecencia, Raga ha detallado que la tasa de pobreza y exclusión en la Comunitat Valenciana se encuentra por encima de la media española. Según el indicador Arope, es del 30,2%, cuatro puntos más que la del país.

En cuanto a la evolución del número de personas atendidas, queda patente algo que les preocupa y es que la «cronicidad» se ha estabilizado y que las familias no consiguen salir de la vulnerabilidad. Los perfiles de los que recurren a Cáritas han variado poco entre el pasado año y este, alrededor de un 60% son extranjeros. La secretaria general subrayó que les preocupa especialmente los que se encuentran en situación irregular por ese es «uno de los factores de exclusión». Además, el incremento de personas nuevas se situó en ambos casos en el 32%.

Antes de la crisis sanitaria, el perfil de los atendidos se centraba en mujeres solas con hijos, parejas jóvenes con hijos, personas mayores de 65 años solas e inmigrantes irregulares. Ahora, a esas tipologías se les han unido las personas que han perdido su empleo o están en un ERTE y también las que se han quedado sin «su empleo formal», como caso de empleo sumergido.

Otras cifras que han salido a relucir son las 199 personas que se alojan en sus 38 viviendas o los 189 sintecho que acuden al Centre de Nit. En la vertiente del empleo, han desarrollado 140 acciones formativas y han ayudado en 1.218 inserciones laborales.

Ignacio Grande destaca la necesidad de que se reactive la economía local para que se creen puestos de trabajo

Por su parte, Ignacio Grande ha recalcado los retos que se plantean. Entre ellos ha destacado la importancia de consolidar garantía de rentas mínimas. El director de Cáritas Valencia ha destacado la importancia de reforzar Servicios Sociales para dar una respuesta ágil a las solicitudes de ayuda para que «no haya esperas ni colapsos». También ha incidido en la necesidad de que se reactive la economía local para que se creen puestos de trabajo.

En cuanto al Ingreso Mínimo Vital, Fani Raga ha lamentado que el decreto no incluya a todos los colectivos que lo necesitan porque «no nos podemos dejar a nadie atrás» y esperan que eso se pueda corregir más adelante y se incluyan a los que se quedan fuera, como las personas que están en «situación administrativa irregular».

Leave a Reply