Competencia cuestiona las restricciones del Ayuntamiento de Valencia a la vivienda turística

La Comisión de Defensa de la Competencia de la Comunitat Valenciana ha emitido un informe contrario al Plan Especial de Protección y Catálogo de Protecciones Ciutat Vella de Valencia en relación a la regulación de las viviendas de uso turístico. El órgano, que depende de la conselleria de Economía y que selló el documento el 21 de mayo, se muestra muy crítico con todas las restricciones que el Ayuntamiento de Valencia ha impuesto a este modelo de negocio inmobiliario en el centro de la ciudad: «Esta regulación restrictiva de las viviendas de uso turístico no se encuentra debidamente justificada en atención a un objetivo de interés público».

La opción que escogió el Ayuntamiento para regular las viviendas de uso turístico en Ciutat Vella era la de «zonificación». Esta formula permite establecer fuertes limitaciones e incluso prohibir la implantación de este tipo de viviendas en determinados barrios de Valencia, «situados en el centro histórico o aledaños y caracterizados por un número elevado de alojamientos turísticos por la afluencia de turistas en esa zona». En la normativa aprobada por el Consistorio, para solicitar el uso de una vivienda como turística había que cumplir un serie de puntos que la Comisión de la Defensa de la Competencia considera que están alejados del interés público que debe primar en toda normativa.

El PEP de Ciutat Vella establece unas condiciones muy severas para que una vivienda pudiera tener un uso turístico. En primer lugar, el inmueble no se puede compartimentar en habitaciones y debe de ser siempre ofrecido de manera completa. Además, tiene que ser cedido como vivienda de uso turístico siempre por una persona física que tenga allí su residencia habitual y que esté empadronado en ese domicilio.

Además, la normativa fijada por el Ayuntamiento de Valencia establece que la vivienda sólo puede ser cedida como uso turístico durante un máximo de sesenta días al año, debe disponer del título habilitante que autorice la ocupación y que el uso no esté limitado o condicionado por los estatutos de la comunidad de propietarios del edificio donde está el inmueble.

Competencia estima que la normativa del PEP de Ciutat Vella no se ajusta a lo que se considera buena regulación por parte de la Administración y la fórmula de la zonificación «impone la acreditación de condiciones muy restrictivas para solicitar la compatibilidad urbanística de este uso. Se establece casi una prohibición cuasi absoluta de las viviendas de uso turístico».

El análisis reconoce que el exceso de alojamientos turísticos genera problemas de congestión, contaminación y ruido, «pero no son exclusivos de las viviendas turísticas sino también de apartamentos y hoteles». Competencia cree que una normativa como la de Ciutat Vella limita la presión competitiva en el mercado «y puede generar una pérdida de bienestar para la sociedad».

«El informe de Competencia de la Comunitat Valenciana confirma la posición que ha venido manteniendo el sector de la vivienda turística con relación a las restricciones del Ayuntamiento de València y que impiden el alquiler vacacional. En las distintas fases de redacción del PEP se advirtió al Ayuntamiento de la ausencia de un diagnóstico serio y riguroso que motivara las medidas tan restrictivas, desproporcionadas y discriminatorias que finalmente se han reflejado. Ante la contundencia de este dictamen, el Ayuntamiento de Valencia debería rectificar y sentarse a hablar con el sector para tratar de encontrar una regulación justa que satisfaga los intereses de todas las partes», señaló ayer el secretario y asesor jurídico de la Asociación Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas de Valencia (Avaec), Rafa Encarnación.

Leave a Reply