El atletismo inicia una campaña para sacar de la calle a uno de sus mejores tuiteros

Joaquín Carmona cuenta con más de 25.000 seguidores en tuiter. Su cuenta en la red social es un compendio de datos, vídeos e información sobre atletismo a la que muchísimos aficionados a la carrera a pie acudían. Hasta hace tres meses. Un día después de que se decretase el estado de alarma en el país, Joaquín publicó su último tuit.

Sus seguidores, al ver que pasaban los días y que el tuitero no diese señales de vida temían lo peor. Mostraban su preocupación preguntándose si había sido víctima del covid-19 que ha terminado con la vida de miles de personas. Pero no.

Joaquín no escribía porque no tenía dónde hacerlo. El periódico ‘Sport’ encontró lo encontró en Madrid y descubrió la historia de ese sabio del atletismo. Un indigente nacido en Zamudia que sobrevive en las calles de la capital del país. Su último tuit lo escribió desde la estación de Atocha.

El último tuit que publicó Joaquín Carmona fue desde la estación de Atocha de Madrid.

El último tuit que publicó Joaquín Carmona fue desde la estación de Atocha de Madrid. / LP

Al conocerse la historia, el atletismo, después de enviarle miles de mensajes de ánimo consideró que eso no era suficiente. Uno de ellos, el atleta Toni Abadía: «Si se hace una competición benéfica, subasta con material deportivo, lo que sea para poder recaudar fondos, exijo que se cuente conmigo», escribió a otro entendido de la carrera a pie quien ya ha organizado un grupo de whatsapp para pensar soluciones para Joaquín. Kevin López Yerga, récordman Español de 800 metros entre otros hitos, también ha pedido una ayuda a la RFEA.

En paralelo, dos personas interesadas en el futuro del tuitero del atletismo han iniciado una campaña para recaudar fondos para rescatar a Joaquín, el objetivo son 20.000 euros y en menos de un día han rebasado la cifra de los 9.000. «La cantidad recaudada, irá íntegramente al destinatario con el fin de cubrir provisionalmente los gastos de primera necesidad para solucionar su situación de inmediato para, posteriormente, tratar de que se incorpore al mercado laboral», explican en la descripción de la campaña en la plataforma gofundme.

Joaquín ha dado las gracias por el movimiento que se ha generado en torno a él. Compró su ordenador antes de que se viese obligado a vivir en la calle y hasta que se decretó el estado de alarma, acudía a la biblioteca para conectarse a internet y publicar los tuits sobre un deporte que ama y que está a punto de darle otra oportunidad.

Leave a Reply