El crecimiento de los salarios se desploma por efecto de la pandemia

El impacto de la pandemia de la Covid-19 se refleja ya en los salarios. Con apenas quince días de virus, el coste laboral de las empresas (donde se incluyen los sueldos y cotizaciones de los trabajadores, entre otros aspectos) se ha desacelerado de tal forma, que ha registrado el menor crecimiento en los últimos dos años, precisamente en un momento en el que los salarios estaban despegando. Así, en el primer trimestre de 2020, el coste laboral creció un 0,8% interanual, el avance más bajo desde el primer trimestre de 2018 y casi una tercera parte de lo que venía aumentando a final de 2019 (un 23%), según los datos publicados hoy por el INE. Se situo así en los 2.570,32 euros al mes.

Más bajo fue aún el avance de los salarios, que apenas subieron siete décimas en el primer trimestre, lo que supone menos de la mitad de lo que se impulsaban a finales de 2019. Esta fuerte moderación se debe a la suspensión temporal de diversas actividades económicas por la declaración del estado de alarma a mediados de marzo, según espica el organismo público. Más concretamente, la razón de esta caída reside en ese elevado número de trabajadores afectados por un ERTE y que, por tanto, no fueron remunerados con salarios, sino con prestaciones (aunque en algunos casos complementadas por las empresas). Y porque la mayoría de sus cotizaciones sociales estuvieron exentas gracias al Real Decreto aprobado por el Gobierno, que eximía completamente de las cotizaciones sociales a las empresa de menos de 50 trabajadores y las de mayor tamaño pagan el 25% de las cuotas de sus trabajadores afectados por un expediente.

De cualquier forma, el coste laboral encadena once trimestres consecutivos en positivo. El coste laboral se compone del coste salarial y de los otros costes. Entre enero y marzo, el coste salarial (que comprende todas las remuneraciones, tanto en metálico como en especie) subió un 0,7% respecto al primer trimestre de 2019, situándose en 1.889,78 euros por trabajador y mes. Los otros costes (costes no salariales) alcanzaron hasta marzo los 680,54 euros, con un alza interanual del 1%.

El coste laboral por hora creció en el primer trimestre un 4,8% interanual. Este incremento, superior al del coste por trabajador, se debe a la bajada del 3,8% en el número de horas efectivas de trabajo debido, fundamentalmente, a la pandemia del coronavirus y la declaración del estado de alarma, que afectó a las dos últimas semanas del mes de marzo Si se elimina el efecto estacional y el de calendario, el crecimiento estimado del coste por hora es del 4,2%.

Leave a Reply