La recaudación por la tasa de alcantarillado se dobla en cinco meses

El grupo municipal popular denunció ayer que el alcalde, Joan Ribó, ha consumado el «sablazo» del aumento del 100 % de la tasa de alcantarillado y el recibo el agua e indicó que a 31 de mayo se ha recaudado 6.631.000 euros frente a los 3.658.667 recaudados en 2019.

El concejal del PP Carlos Mundina recordó que su portavoz, María José Catalá, pidió en la comisión de Hacienda de abril que se paralizara la subida de la tasa de alcantarillado, que incluye el recibo del agua, y que mientras durara el estado de alarma, la parte variable o tarifa de consumo, se fijara en lo mínimo que marca la ley. El Ayuntamiento, con la subida aprobada por Compromis y PSPV, está recaudando el doble por este concepto pasando de 12 a los 24 millones de euros para el año 2020.

Según indicó el PP, esta tasa se compone de una parte fija -tarifa de servicio- y otra parte variable -tarifa de consumo- y ambas subieron este año. Mundina señaló que la propuesta que el PP planteó «consistía en reducir al mínimo posible la parte variable, la que depende del consumo, por lo que debería aplicarse la parte que viene determinada en el Bloque 1: 0,279 €/m3, de los 4 bloques que hay».

Además, proponía instar a la Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos (EMTRE) a que en la ciudad, durante el periodo de estado de alarma, se exonere del pago de la tasa TAMER a los sujetos pasivos dedicados a la actividad económica. Detalló, como ejemplo, que en un restaurante con un consumo bimensual de 314 metros cúbicos, pagaría por la parte del recibo que depende del Ayuntamiento 95,12 euros y, tras la subida, pagaría 318 euros de forma bimensual.

Leave a Reply