La viuda negra de Alicante seguirá en prisión hasta el juicio

La conocida como la ‘viuda negra de Alicante’ por, presuntamente, matar a puñaladas a su marido solo 15 días después de la boda seguirá en prisión provisional hasta el juicio, que está previsto celebrar entre finales de septiembre y principios de octubre.

La Audiencia Provincial de Alicante ha prorrogado el encarcelamiento de esta mujer de 47 años, Conchi V.M., que en el momento del crimen disimulaba una tetraplejia con la intención de obtener una renta vitalicia.

La investigada se desplazaba en silla de ruedas aunque está acusada de utilizar un destornillador para acabar con la vida de su esposo, el jubilado de 69 años José Luis Alonso, que residía en Guardamar del Segura aunque era natural de Santander.

Concepción M.V. había contraído matrimonio antes en tres ocasiones y los dos primeros maridos viven mientras que el tercero falleció en un suceso violento en el que, en principio, ella no tiene relación alguna.

Los hechos

Los hechos sucedieron en la noche del 20 de agosto de 2018 en una zona de estacionamiento de vehículos situada en el entorno de la playa de La Albufereta de Alicante, con la supuesta participación del cuidador del ahora fallecido, Francisco P.O, de 60 años.

El auto de prórroga de la medida de prisión preventiva ha sido comunicado a las partes este martes, un día después de que se celebrase una vista para resolver sobre las peticiones de libertad planteadas por las defensas y toda vez que han transcurrido casi dos años de su ingreso en el penitenciario de Alicante II, en Villena.

En esa vista, en la que los acusados comparecieron por videoconferencia, las defensas alegaron que no existía riesgo de fuga en el actual contexto del estado de alarma.

No obstante, la Fiscalía y la acusación particular se opusieron a esa petición por la gravedad de los hechos que se les atribuyen y por los que se le piden 30 años de cárcel, postura que parece respaldar ahora la Audiencia al resolver ahora en contra de la solicitud de las defensas.

La medida de internamiento en prisión se extenderá como máximo durante dos años más o hasta la celebración del juicio, que en un principio y salvo aplazamiento posterior, se desarrollará entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre de este año, bajo el procedimiento de la Ley del Jurado.

La Fiscalía y la acusación particular, ejercida por familiares del fallecido, consideran a Conchi como presunta autora material del apuñalamiento y junto a ella se sentará en el banquillo de los acusados el cuidador de la víctima quien, presuntamente, pudo colaborar en el asesinato.

Este crimen fue descubierto por una agente fuera de servicio de la Policía Nacional que escuchó los gritos de la víctima cuando hacía ‘running’ por un paseo elevado sobre el aparcamiento donde ocurrieron los hechos.

Mientras daba aviso al 112, esta agente corrió hacia la escena del homicidio y retuvo a los dos acusados hasta la llegada de efectivos uniformados.

La fiscalía solicita para Conchi 30 años de prisión y 28 para el cuidador, mientras que la acusación particular, ejercida por los hijos del fallecido, eleva esa petición a 31 años para cada uno.

Las defensas, por su parte, solicitan la libre absolución de ambos al negar su participación en el crimen.

En la fase de instrucción previa, los dos acusados han venido manteniendo que se limitaron a tratar de socorrer al hombre apuñalado, después de haberlo encontrado ya herido.

Leave a Reply