Los Mossos detienen a dos hombres por el asalto a un piso ocupado por migrantes en Premià de Mar

Los Mossos d’Esquadra han detenido a dos hombres por los incidentes ocurridos en la noche del domingo en Premià de Mar (Barcelona), cuando decenas de vecinos apedrearon y asaltaron un piso ocupado por jóvenes inmigrantes a los que relacionaban con delitos y agresiones en la localidad. Según han informado hoy los Mossos, agentes del cuerpo detuvieron anoche a dos hombres de 32 años, de nacionalidad española y vecinos de Premià de Mar y Mataró, como presuntos autores de los delitos de atentado, resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, daños, lesiones y un delito de odio y discriminación.

Los hechos sucedieron en la noche del domingo al lunes cuando un grupo de vecinos se concentró ante un bloque de la avenida Lluís Companys de la localidad de Premià de Mar con la intención de echar a un grupo de jóvenes que vivían en un piso ocupado hace unos años. Varias patrullas de Mossos, Policía Local de Premià de Mar y Bomberos se desplazaron al lugar y comprobaron que varios de los vecinos había accedido al interior y habían producido daños al inmueble y lesiones leves a uno de los ocupantes del piso.

Los incidentes derivaron en varios daños a mobiliario urbano, por lo que agentes antidisturbios tuvieron que intervenir y efectuar cargas para restablecer el orden público. Cinco agentes de los Mossos resultaron heridos leves durante la intervención. Tres jóvenes inmigrantes fueron trasladados por los agentes y reubicados en otro lugar para asegurar su integridad.

El mismo lunes los Mossos abrieron una investigación que permitió identificar y detener a dos de los presuntos autores de estos incidentes a última hora del día. Está previsto que los detenidos pasen a disposición judicial en las próximas horas. La investigación continúa abierta y no se descartan más detenciones. La Policía de la Generalitat ha reiterado su compromiso para garantizarla libertad y deberes de todos los ciudadanos y, en este sentido, “trabaja para defender una sociedad libre de racismo y de xenofobia”, concluye el comunicado de la Policía de la Generalitat.

El alcalde de Premià de Mar, Miquel Àngel Méndez, de JxCat, negó ayer que el asalto al piso estuviera motivada por racismo, y lo vinculócon que los vecinos consideran a dichos migrantes “presuntos delincuentes”. Méndez condenó los hechos porque “cualquier acto de violencia es incomprensible y totalmente denunciable”, si bien señaló que “se veía venir” que acabaría pasando algo así, pues los vecinos habían denunciado repetidamente, sin éxito, “robos e intimidaciones” por parte de los ocupantes del piso.

Leave a Reply