Todo sobre persianas alicantinas: tipos, cuidados y cómo instalarlas

Una persiana alicantina se puede instalar perfectamente en cualquier puerta, ventana, pérgola, porche o incluso como una original puerta de armario.

Características de las Alicantinas

Como su nombre indica, las persianas alicantinas fueron inventadas en Alicante como una sencilla solución al calor y los insectos en verano. Están formadas por lamas de madera o PVC que se enrollan mediante un sistema de polea con cuerda, se pueden fijar a una altura deseada atando la cuerda con un nudo o fijándola a un lateral. Ya sean de plástico o de madera, puedes contar con ellas en atractivos colores y acabados.

Dada su sencillez, incluso puedes montarlas tú mismo. Es lo que propone persianasalicantinas.com, un sitio web donde podrás adquirir tus persianas online con la mejor relación calidad-precio para instalarlas en tu casa.

Tipos de persianas alicantinas

El mecanismo de las persianas siempre es el mismo, así que los dos tipos que encontramos difieren en el material de las lamas. También la polea en la parte superior puede ser de plástico o metal, pero en ella el material no juega un papel tan importante.

Alicantinas de madera

Son las más auténticas y tradicionales, y las verás a menudo en las casas mediterráneas. La madera proporciona un frescor natural a la casa y un toque rústico. No te preocupes por el mantenimiento de la madera: vienen con un tratamiento que las hace resistentes también al viento, la humedad, el calor y el frío.

Estas persianas alicantinas proporcionan un mayor aislamiento térmico, por eso verás que disfrutas de una temperatura más agradable en tu hogar.

La pintura que recubre estas persianas es una especial para exteriores. Aun así, puede alterarse con el paso del tiempo, aunque depende mucho del sol, la lluvia y otras condiciones ambientales. No te preocupes, se debe a que el barnizado puede desaparecer en condiciones adversas. Con un sencillo tratamiento, como otro barnizado, estarán como nuevas.

Suelen estar elaboradas con madera de pino y son más pesadas que las persianas de plástico, lo que las hace adecuadas para los lugares donde hace más viento. Otra ventaja es que las puedes pintar, así puedes cambiar su color cuando quieras.

Alicantinas de PVC

Están hechas de plástico de primera calidad y no se alteran con el tiempo. Se trata de un material muy ligero y sus lamas suelen estar huecas, por lo que pesan menos. Esto las hace manejables, pero se convierte en un inconveniente en lugares donde hace mucho viento, ya que se pueden romper o perder partes de la persiana.

Eso sí, su mantenimiento es mucho más fácil. No necesitarás ningún producto especial como en la madera, ya que su apariencia no cambia aunque esté expuesta a los agentes meteorológicos. Para limpiarla, podrás hacerlo solo con un paño y agua y jabón.

Además, estas son más económicas. Y, si quieres disfrutar del toque rústico que proporciona la madera, ahora también existen las alicantinas imitación de madera, entre las cuales también cuentas con diferentes posibilidades, como imitación de nogal, marfil, etc.

Cómo conseguir las persianas alicantinas a medida

En persianasalicantinas.com puedes encargar tus persianas alicantinas a medida. Las ventanas y puertas no suelen seguir medidas estándar, de manera que para contar con una persiana adaptada a sus dimensiones lo mejor es tomar bien las medidas y encargarla, por ejemplo, en este sitio web.

¿Qué medidas necesita tener tu persiana alicantina?

Si vas a instalarla en una puerta, resta 1 o 2 cm del largo de la puerta para que la persiana no roce con el suelo, esa será la longitud. Para el ancho, añade 10-12 cm a la anchura de la puerta.

Si instalas la persiana sobre una ventana, añade 10-15 cm a la altura y 10-12 cm a la anchura.

Si quieres tener las cortinas empotradas en el hueco de la ventana, mide dicho hueco (no la ventana) y resta 2 cm al ancho y 3 cm al alto. Esto se debe a que colocarás los cáncamos en la parte superior y habrá un hueco para que la persiana quede colgando.

Cómo instalar las alicantinas

Verás que la alicantina viene con unos cáncamos. Haz dos agujeros con una broca en la persiana donde los introducirás. Si vas a colocar la alicantina empotrada en el hueco de la ventana, hazlos en la parte superior de la persiana. Haz también los agujeros de la pared ayudándote de un nivel para que queden a la misma altura. Coloca las alcayatas y ya puedes poner tu persiana.

Ya sabes cómo conseguir las mejores persianas alicantinas a medida. Ahora solo te queda escoger el modelo y ¡disfrutarás de una solución bonita para tus ventanas durante mucho tiempo!

Leave a Reply