Una parroquia de Alaquàs celebra su primera boda tras el confinamiento

La parroquia de la Santísima Cruz de Alaquàs ha acogido la celebración de la primera boda tras el confinamiento por la crisis sanitaria que fue retransmitida por redes sociales, dado que gran parte de sus familiares y amigos no pudieron asistir al enlace por la pandemia, según informa Avan.

Esto no impidió que Anna, originaria de Ucrania, y Freddy, español de origen colombiano, se dieran el sí quiero a pesar de las circunstancias que imposibilitaron que los invitados pudieran viajar hasta el municipio de l’Horta Sud para asistir a la ceremonia.

La boda estaba prevista para el pasado mes de mayo y aún así han tenido que aplazarla un mes, pero «no querían esperar más», explica el párroco Juan José Segarra. La pareja «estaba impaciente por sellar su amor con la boda que con tanto esmero habían preparado y han pensando celebrar tan hermoso acontecimiento con sus familias cuando lo permita la situación».

Lo curioso también ha sido que ambos han realizado el cursillo prematrimonial por internet, a través de skype, con un matrimonio venezolano y feligreses de la parroquia, Roselia y José Manuel, que se encarga de la Pastoral Familiar y que destacan de los novios el deseo y la gran convicción de casarse por la iglesia, «todo un ejemplo para nuestros días».

El próximo enlace que acogerá la parroquia de la Santísima Cruz de Alaquàs será en el mes de septiembre, de una pareja de novios que son monitores del movimiento Juniors, y que «también han decidido llevarla adelante».

Leave a Reply