Vecinos de Campolivar en Godella denuncian el «abandono» de la urbanización

La Asociación de Vecinos de Campolivar, en Godella, denuncia el «abandono» que sufren por parte del Ayuntamiento respecto al «lamentable estado de mantenimiento y limpieza de las calles, la jardinería y la recogida de residuos vegetales y de reciclaje». La urbanización tiene una población residente que supone el 40% del total del municipio y abarca una superficie de casi cuatro kilómetros cuadrados, «la mitad del término municipal».

Según explican, la zona está integrada por unifamiliares y casas residenciales con jardín «que generan una gran cantidad de residuos que, a día de hoy, no se están gestionando a la velocidad y cantidad de producción«. Esta situación, provoca »la abundancia desmedida de residuos vegetales depositados a lo largo de las calles que permanecen secándose y pudriéndose durante semanas« y también el »colapso de los contenedores«.

Además, el residencial cuenta con aceras ajardinadas, donde «las malas hierbas llegan a alcanzar hasta los 60-80 centímetros de altura y también los alcorques de árboles de dominio público». A esto se suma que «los arbustos que no se podan llegan a impedir el tránsito por aceras».

Contenedores llenos

En la misma línea, señalan que «residuos urbanos de todo tipo campan por las calles y aceras en función de donde el viento los lleve porque nadie barre ni recoge ese tipo de basuras» y «los contenedores de vidrio llevan más de cuatro semana llenos hasta sus topes, acumulándose las botellas y vidrios en las aceras«.

«Según los propios trabajadores encargados de la jardinería y recogida de residuos, la frecuencia y la dotación de medios y personal es insuficiente, siendo que los jardineros vienen una vez al mes si llega y sólo se cuenta con un camioncito para la recogida, que pasa tres veces a la semana y cada uno de esos días lo hace en una zona», aseguran desde la entidad vecinal.

Plagas

La consecuencia de todo esto «es un aumento de las plagas de insectos que comprometen nuestra salud (cucarachas, mosquitos, chinches, pulgas,…), olores fétidos por las descomposición de los residuos vegetales, amén del mal aspecto y lo desagradable que es pasear por calles llenas de basuras, máxime habiendo en la urbanización tres colegios, una guardería infantil y una residencia de ancianos«, explican e instan al Ayuntamiento a que «se tome en serio el grave problema de insalubridad pública que supone este abandono».

Leave a Reply