Y Bosé sin capa

Este año el Corpus ha estado deslucido. El virus es capaz de estropear hasta uno de los jueves que brillan más que el sol, junto a Jueves Santo y el día de la Ascensión. Pero no contábamos con la astucia del arzobispo Cañizares, que en la misa del Corpus dejó a Miguel Bosé a la altura del betún conspiranoico. Si no teníamos bastante con el gerontocidio de Vox (del que Vox acusa al Gobierno), Cañizares tira por los fetos. En la homilía en la catedral de Valencia (el domingo pero por el Corpus y con la mitad del aforo) condenó que se estuvieran investigando vacunas contra el coronavirus con fetos abortados. Tampoco es que me sorprenda esta crítica. Y no asegura que los abortos tengan como fin contar con material para la investigación. ¿Pero qué va a decir un arzobispo católico? Y más uno como Cañizares, al que siempre imagino con capa y en una película de Sorrentino. Me interesa más imaginar lo que diría Luis Miguel Dominguín de su hijo.

Leave a Reply