Torra y Buch solo expulsarán a los mossos involucrados en un incidente racista si se les condena judicialmente

El consejero de Interior, Miquel Buch, a su salida del Palacio de Justicia de Barcelona, el pasado martesEl consejero de Interior, Miquel Buch, a su salida del Palacio de Justicia de Barcelona, el pasado martesToni Albir / EFE

El incidente racista por el que están siendo investigados seis agentes de los Mossos d’Esquadra ha protagonizado este martes la sesión de control al presidente de la Generalitat y al Govern. Ciudadanos, Catalunya en Comú-Podem y la CUP han cuestionado al Ejecutivo catalán por los hechos en los que un joven de 20 años fue llamado, en enero del año pasado, “mono” y “negro de mierda” durante un desalojo. Desde el pasado lunes, cuando trascendió un audio que prueba la agresión, los uniformados fueron cambiados de destino. Tanto el presidente Quim Torra como el consejero del Interior, Miquel Buch, han rechazado los hechos y han asegurado que se tomarán medidas más drásticas una vez haya una sentencia judicial. Esta decisión ya había enfrentado a Junts per Catalunya y ERC.

“Cualquier actitud de este tipo tiene que ser combatida y rechazada de manera radical. Esperaremos la sentencia del juez para tomar decisiones más radicales y más extremas”, ha dicho Torra en respuesta a una pregunta de la formación naranja, que también aprovechó para recordarle algunos de sus textos en los que llamaba a los españoles “bestias taradas”. Buch ha precisado que si la sentencia es condenatoria, expulsará a los culpables del cuerpo. “Eso solo lo puede decidir un juzgado”, ha añadido.

El consejero ha recordado que los Mossos reciben muchas denuncias por supuestos abusos policiales, que son investigadas de manera interna. Pero al existir una denuncia judicial en Manresa, el cuerpo se inhibe y por tanto no puede identificar ahora a los agentes involucrados. “La familia no nos quiso dar el audio, se lo entregó al juzgado de Manresa”, ha revelado Buch. La diputada de la CUP, Maria Sirvent, ha criticado la falta de acción por parte de Interior y ha pedido que se retire el sueldo a los agentes implicados. “¿Sin tener un juicio justo?, ¿Sin conocer quiénes son los autores materiales?”, le ha espetado Buch.

El diputado de los comunes, Marc Parés, se ha sumado a las críticas de los anticapitalistas y de ERC y ha pedido cambios “estructurales” en los Mossos. “No son hechos aislados”, ha criticado. En Cataluña, En Comú-Podem también han recordado el asenso del inspector de los Mossos d’Esquadra Jordi Arasa, a quien hace pocos días la Audiencia de Barcelona condenó a dos años y cuatro meses de prisión por la cargas en el desalojo de la plaza de Cataluña el 27 de mayo de 2011. El consejero se ha desmarcado de este episodio y ha asegurado que Arasa ha superado unas oposiciones internas en las que no hay ningún tipo de intervención política.

Leave a Reply