Un Valencia sin color desnuda a la Real (0-1)

Al Valencia le falta color, pero desnudó a una Real Sociedad que tampoco está madura todavía. Fue después de una primera parte pálida. Como el fútbol de la Real Sociedad y del Valencia, que a veces sí y a veces no, terminaron por ofrecer un espectáculo desconcertante, que aburría más que emocionaba, y que sonaba desafinado. Aunque David Silva, que quiere ser el director de la orquesta, movía la batuta con tino, ninguna melodía salía de sus compañeros. Desafinaba también el Valencia de Javi Gracia, que le contaba sus penas a Imanol antes del partido, en una larga conversación.

Una estética pero ineficaz espuela de Isak; un disparo de Wass que detuvo Remiro; o la carrera de Gayà que acabó en un disparo neutralizado a Kang In fueron notas sueltas que se escuchaban de vez en cuando. Poca cosa.

Decidió Imanol poner en el campo a Oyarzabal tras el descanso, y como referencia moral de su equipo, consiguió empujar a la Real hacia el terreno rival, pero a la Real le faltaba claridad. El Valencia se encontraba cómodo sentado en la sala de espera viendo pasar los trenes. Cuando se detuvo el primero, y sin preguntar destino, se montó. Corría el minuto 74 cuando Gayà recibió en la izquierda, se pegó una carrera con la cabeza levantada, y cuando vio que llegaba Maxi Gómez le puso la pelota allá donde la quieren los delanteros. El uruguayo fusiló a Remiro.

Con Silva ya en la grada, se paró el metrónomo donostiarra. Una Real desordenada consiguió empatar en el descuento, pero el VAR le aguó la fiesta. Una mano más que dudosa en el lío que acabó con el balón en la red dejó el gol en el limbo. El Valencia sin color y con lo mínimo se llevó los tres puntos de Anoeta.

Leave a Reply