El Getafe destroza al Betis

No pudo imaginar Bordalás un escenario de partido tan propicio para sus intereses. El Getafe se comió al Betis haciendo valer sus armas, tan conocidas como eficaces. Y precisamente porque el Getafe es un equipo que se ve venir, llamó la atención la escasa mentalidad con la que el Betis afrontó el partido. Un equipo soso desde el primer minuto, jugando con una lentitud pasmosa ante un rival que lo superó en actitud, intensidad y acierto. Y más cuando con Pellegrini, al menos en los dos primeros partidos y ciertas fases del choque ante el Madrid, se había mostrado con una gran vitalidad. El Betis cayó de forma estrepitosa cuando nadie lo esperaba.

El Getafe lo trituró siendo un equipo de fútbol de verdad, superior en todas las facetas del juego y anotando auténticos golazos, como el primero de Ángel y el de Cucurella, que recortó a Bartra y disparó con la derecha desde fuera del área para batir a Joel Robles. Los madrileños disfrutaron pasando por encima de un Betis que se presentó sin el plan apropiado para competir en un escenario como ese. Su estilo amanerado, con escasa intensidad y muy previsible, fue la pieza perfecta que se cobró el Getafe, que, además, actuó con una enorme eficacia. Prácticamente convirtió en gol cada disparo a la puerta del desafortunado Robles, que ha recibido seis goles en dos partidos después de la lesión de Bravo, que no encajó en los dos primeros.

El primer tiempo del Betis fue desastroso, producto también del entusiasta partido del Getafe. Futbolistas como Carvalho, Juanmi, Canales o Fekir fueron engullidos por la presión de los madrileños, un equipo fabuloso a la hora de apretar y finiquitar a equipos que parecen de mentira, como esa versión del Betis que compareció en el Coliseum.

El Getafe, con sus laterales y pivotes vigorosos, con Djené a un nivel estupendo, se comió, por lo tanto, al Betis, con Bartra de lateral derecho y Juanmi perdido en la banda. A la fuerza con la que jugó, el Getafe unió una eficacia fantástica. Producto, también, de lo endeble que fue la defensa bética. Ángel marcó de chilena con Álex Moreno habilitando su golazo y a partir de ahí todo fue coser y cantar para los madrileños. Los béticos, perdidos en el laberinto de pases cortos sin sentidos y regates inútiles, fueron masacrados. El Getafe golpeó con otros dos golazos. Uno de Cururella y otro del fantástico delantero que es Ángel. Al descanso, 3-0 y partido prácticamente resuelto.

No pasó nada en la segunda mitad. El Getafe dominó a su antojo el partido, bien replegado atrás, mientras que el Betis fue un lamento perenne. Pellegrini lo intentó con numerosos cambios, que no sirvieron para nada. El Betis solo reaccionó con una falta de Canales que despejó muy bien Soria. El resto fue una muestra de impotencia. Como ejemplo, la expulsión de Mandi, que hizo dos entradas en un minuto para dejar a su equipo con diez en el tramo final del encuentro. Bordalás, con todo decidido, fue haciendo cambios para reservar a sus mejores hombres en una semana repleta de partidos. El Getafe visita el feudo de la Real Sociedad el próximo sábado. El Betis, que se le ha caído a Pellegrini en los dos últimos partidos, visita el campo del Valencia.

Leave a Reply