La Fiscalía pide 9 años de prisión al acusado de crear una base yihadista en Alicante

La Fiscalía pide nueve años de cárcel para el egipcio Hesham F.M.S., al que se le atribuye haber creado supuestamente una organización asentada en Alicante para difundir en mezquitas el yihadismo y que serviría de refugio, lugar de tránsito y base de operaciones para retornados de Siria e Irak.

La Audiencia Nacional ha señalado para el lunes el juicio por esta causa en la que el Ministerio Público considera autor de un delito de pertenencia a organización terrorista al acusado, que llegó a España en 2011 y que se encuentra en prisión provisional por esta causa desde el 28 de abril de 2017.

El fiscal relata en sus conclusiones provisionales que según determinaron las investigaciones el acusado “habría creado una organización asentada en Alicante desde donde extendía un ideario radical islámico y servía de refugio, lugar de tránsito, base de operaciones y aprovisionamiento logístico para radicales del Estado Islámico retornados de Siria o Irak”.

La Fiscalía explica que dentro del organigrama del Estado Islámico Hesham F.M.S. era un miembro asentado lejos de las zonas de conflicto para poder acceder a las diferentes comunidades musulmanas que habitan en Europa.

Destaca que “constituye un ejemplo claro de cómo esta organización terrorista va formando todo un entramado de estructuras locales autónomas, algunas de ellas unipersonales, que dominan los diferentes idiomas europeos y que son capaces de llegar a todos los rincones de la sociedad occidental trasladando su ideario eficazmente”.

Rumanía, Alemania y España

El fiscal relata que antes de llegar a España en 2011 el acusado había residido en Rumanía entre 1996 y 2000 pero fue expulsado por intentar captar a jóvenes para enviarlos a Afganistán para entrenarles con armas y por preparar atentados en suelo rumano.

Añade que tras ser expulsado de Rumanía llegó a Alemania en el año 2000, donde “comenzó a labrarse un nombre como imán” con “una incesante actividad” en su mezquita y viajes a Pakistán, y para financiar sus actividades se relacionó con personas de gran poder económico de Emiratos Árabes y Arabia Saudí.

El aumento de su protagonismo en Alemania y su relación con jóvenes radicales islámicos llamó la atención de los servicios policiales y cuando empezó a notar la presión de los mismos comenzó a viajar a España e invirtió dinero en mezquitas como las de las localidades Almoradí, Teulada y Calpe (Alicante) y Torrent (Valencia) con dinero procedente de sus mecenas habituales.

El fiscal destaca que se trasladó finalmente a España en junio de 2011, cuando alquiló una residencias en Benissa y otra en 2013 en esta misma localidad alicantina y en diciembre una gran casa en Teulada por valor de 400.000 euros.

La dinámica seguida por el acusado en España consistía en visitar mezquitas de localidades de la provincia de Alicante como las de Teulada, Calpe, Altea, Pedreguer, Gata de Gorgos, Almoradí y San Vicente del Raspeig, donde se presentaba como un importante imán y en las que extendía el ideario y el adoctrinamiento radical.

Además, mantenía sus contactos con yihadistas del Estado Islámico mientras desarrollaba una enorme actividad dirigida a la compra y financiación de mezquitas en España y en otros países de Europa.

Leave a Reply